La correcta posición en la bicicleta

La bicicleta puede darnos momentos muy agradables, pero también muchos problemas. Pedalear es un deporte con poco impacto y pocas posibilidades de lesión, pero eso no quiere decir que no las podamos tener.

Importante, si tras una sesión, tenemos molestias, debemos analizar nuestra postura en la bicicleta, nuestra técnica etc… si no lo intentamos corregir, esa molestia se convertirá en lesión. No debemos pasar por alto ningún dolor o molestia, porque puede ir a peor.

¿Como evitar estas molestias? ¿De donde suelen provenir?

Mala elección de talla

Escoger una talla de bicicleta inadecuada sería el primer error. Como en la ropa, las bicicletas tienen tallas. Antes de adquirir una bicicleta, debemos saber cual es la talla que necesitamos.

Si el fabricante no tiene una bicicleta de la talla que necesitamos, es mejor comprar una bicicleta de menor talla que una de talla mayor, porque es más fácil de adaptar después.

Mala configuración

La talla correcta es el primer paso. Una vez tenemos la bicicleta en nuestro poder y de la talla correcta, tenemos que adaptarla a nuestra anatomía. Altura del sillín, distancia al manillar y altura del manillar son los parámetros que debemos ajustar.

En la tienda donde nos venden la bicicleta deben asesorarnos respecto a esto, si no lo hacen malo, busca alguien que sí lo haga. En este vídeo os mostramos como hacerlo.

Mala técnica de pedaleo

Fijaos en un dato, si pedaleamos durante 1 hora (60 minutos) a una cadencia de 70 pedaladas por minuto, estamos moviendo nuestras rodillas 70×60 = 4.200 veces. Si este movimiento lo ejecutamos mal, seguramente terminaremos con molestias.

Si no corregimos nuestra técnica a la larga esas molestias se convierten en lesiones, muy molestas y difíciles de tratar.

Corregir la técnica

Si puedes, pedalea en una bicicleta estática o mejor aún, con un rodillo delante de un espejo. Fíjate en como mueves las rodillas. ¿Las abres?, ¿Las cierras? Rodillas y piernas deben mantenerse rectas. Trabaja esta técnica.

Un truco para mantener las rodillas rectas y alineadas con el resto de la pierna, es pedalear mas erguido, con la espalda más recta. Para ello eleva el manillar algunos centímetros. Con el tiempo, nos inclinaremos más y llevaremos una mejor postura aerodinámica, pero para empezar no te inclines demasiado.

Por eso es tan importante ir poco a poco, antes de correr, caminar y antes de caminar gatear… Las prisas nunca han sido buenas para nada.